PIEL SECA

Las pieles secas son pieles ásperas, apagadas, deshidratadas, con presencia de tirantez…

La falta de hidratación en general, provoca la aparición de una piel seca por lo que es necesario tratarla con una rutina que mejore esa falta de hidratación.

Para el tratamiento de la piel seca, es aconsejable usar productos que no resequen aún más la piel y que restauren su ph. Evitar los productos que contienen alcohol. Estas pieles son propensas a las arrugas por lo que podéis incluir productos antiedad en vuestros tratamientos.