Suscribete

Suscríbete a la Newsletter

    *Suscríbete para recibir las últimas promociones y códigos de descuento de Sumire kanari
    Top
    Image Alt
    Noticias

    Sumire Kanari

    ¿Cómo sé qué productos son los que tengo que comprar para cuidar mi piel?
    Lo primordial y más importante para saber qué productos tenemos que comprar, es saber qué tipo de piel tenemos, cuáles son nuestras carencias y qué aspectos queremos tratar.
    Plantearte el empezar a cuidar tu piel puede llegar a agobiar, sobre todo cuando llega el momento de comprar los productos por la cantidad de marcas y precios que podemos encontrar en el mercado.
     
    Cuidar la piel no es sinónimo de destrozar la tarjeta de crédito. Hay productos a precios muy razonables con resultados brutales. No os dejéis llevar por las marcas, fijaos en la composición, ¿cubre las necesidades que presenta vuestra piel? ¡Pues a probarlo! No por gastar mucho dinero en cremas muy caras vas a obtener mejores resultados y más rápido.
    Dicho esto, ¿cuál sería el primer paso a seguir para comprar los productos de mi rutina? Estudiar nuestra piel, nuestras rutinas diarias, los ambientes en los que nos movemos…¡todo influye!
    Mírate al espejo y analízate, observa tus poros, ¿tienes la piel escamosa? ¿áspera? ¿te brilla por exceso de sebo? ¿te pica? ¿tienes granitos? Obsérvate y será más fácil descubrir por dónde empezar.
    A continuación nos fijaremos en qué tipo de piel tenemos. ¿Cómo lo podemos saber? Os dejamos unos tics para ello.
    PIEL NORMAL
    Signos de una piel normal:
     
    – Presencia de poros pequeños en la zona T.
    – En raras ocasiones te aparecen erupciones.
    – No sueles tener sensibilidades hacia los productos de la piel.
    – Según va avanzado el día puedes ir presentando pequeños brillos por la producción de sebo pero nada molesto.
     
    Si tu piel es normal no vas a tener ningún problema con prácticamente ningún tipo de fórmula, probablemente, uses lo que uses te funcionará.  Esto no quiere decir que no tengas que cuidar tu piel, aunque sea “prácticamente perfecta en todo” tienes que cuidarla para que siga presentando un aspecto saludable y no se deteriore por el paso del tiempo o por el ataque de los agentes externos. Límpiala, hidrátala y usa protector solar todos los días. De igual modo, puedes usar productos a modo preventivo (antiedad, por ejemplo). Elimina las células muertas un día a la semana con el peeling que más te guste y ¡sigue disfrutando de una piel perfecta!
     
    PIEL SENSIBLE
     
    Signos de una piel sensible:
     
    – Tienes picores o sensación de ardor cuando te expones a determinados climas, cambios de ambiente o usas determinados productos cosméticos.
    – Aparecen rojeces y bultitos con mucha facilidad.
     
    Prueba los productos en la mano antes de usarlos en la cara y, si puede ser, hazlo incluso antes de comprarlo. Evita sustancias como las fragancias no naturales, los pigmentos, exfoliantes químicos fuertes, productos alcalinos…
     
    Tu principal objetivo a la hora de comprar un producto para tratar el problema que sea, al tener la piel sensible, tiene que ser evitar comprar productos  que contengan los ingredientes anteriormente nombrados (fragancias añadidas, exfoliantes químicos muy fuertes, productos alcalinos o pigmentos) y así evitaremos la aparición de erupciones, rojeces, irritaciones, etc.
     
    PIEL SECA
     
    Signos de una piel seca:
     
    – Piel con escamas o áspera.
    – No hay presencia de brillo provocado por el exceso de sebo.
    – Piel normalmente tensa y con presencia de picor.
    – Pocos poros.
    – Los puntos negros son visibles.
    Hay que nutrir esta piel, ¡no podemos tener una piel escamosa y/o áspera! La piel seca favorece la aparición de arrugas, lineas de expresión y signos de la edad en general por lo que hay que trabajarla.
    Usa productos con base oleosa y con emolientes (sustancias que hidratan la piel y la ayudan a retener el agua).
    Y, ahora te vamos a contar un secreto que te va a gustar…¿Sabías que si tienes la piel grasa nunca o casi nunca vas a presentar granitos / acné o sensación de tener la piel aceitosa por exceso de producción de sebo?
    PIEL MIXTA
    Signos de una piel mixta:
    – Tu zona T presenta poros que se pueden ver a simple vista. De igual modo, en esta misma zona se presenta grasa pero no en el resto de la cara.
    – Puedes presentar zonas secas, otras con presencia de granos…es lo más parecido a tener la sensación de que tu piel no sabe lo que quiere hacer.
    A la hora de usar productos, puedes utilizar varios para distintas zonas de la cara por tener distinto aspecto de la piel. Por ejemplo, si tienes la zona T grasa, puedes usar un producto específico para pieles grasas en esta zona y otra para pieles secas en el resto del rostro (en el caso de que en el resto de la cara presentes una piel con tendencia a pieles secas) aunque, en el mercado, hay multitud de productos específicos para pieles mixtas.
    PIEL GRASA O CON TENDENCIA ACNÉICA
    Signos de pieles grasas o con tendencia acnéica:
    – Poros dilatados por toda la cara.
    – Erupciones y puntos negros con mucha frecuencia.
    – Brillo graso.
    – Notas zonas aceitosas por la cara cuando te tocas.
    La pieles grasas tienen la gran ventaja de que, al producir aceites naturales tu piel estará protegida y envejecerá más lentamente pero, en controversia, tendrás mucha tendencia a presentar granos y acné. 
     
    Usa geles hidratantes de base acuosa en lugar de cremas y, aunque pienses que es una locura, los limpiadores en aceite son increíbles y a las pieles con tendencia grasa van genial, ¡no suman más grasa a tu piel, úsalos por la mañana y por la noche!
     
    En lo que hay que centrase es en evitar obstruir aún más la piel. La creación de sebo obstruye los poros de tu piel y queremos evitar que se obstruir aún más por lo que vamos a usar un exfoliante al menos un día a la semana que limpie bien los poros.
     
    Evita los emolientes y los maquillajes con base oleosa.
     
    No olvides limpiar la piel por la mañana y por la noche. Para las pieles con tendencia grasa es muy muy importante limpiarla.
     
    Busca productos con ingredientes antibacterianos y antiinflamatorios ya que irán genial para el acné.
     
    Usa protector solar porque el acné se puede oscurecer quedando marcas en la piel.
     
    PIEL CON ACNÉ HORMONAL
     
    Signos de piel con acné hormonal:
     
    – Aparece debajo de los pómulos y en la parte baja de la mandíbula.
    – Los granos se incrustan en la piel y duelen.
    – El acné no responde a tratamientos tópicos.
    – Siempre aparecen con más fuerza antes o después de la regla.
    Lo mejor en este caso, es acudir a un dermatólogo.
    Ahora que sabemos qué tipo de piel tenemos y qué ingredientes nos vendrían bien o qué ingredientes tenemos que evitar, ¿cuánto sería el siguiente paso?
    1. El precio.
     
    Como hemos dicho anteriormente, que un producto sea caro no quiere decir que sea el mejor. Que sea una marca muy conocida, no quiere decir que sea mejor que una marca menos comercial. Que le vaya bien a tu amiga, no quiere decir que a ti te vaya a funcionar. 
     
    Tener presente que un producto no tiene que ser caro por su formulación, la mayoría de las veces un producto es caro por el coste de la campaña de publicidad que hay detrás de él.
     
    En el mercado de la cosmética asiática podemos encontrar muchos productos con fórmulas brillantes y a unos precios que no podéis imaginar.
    2. Edad.
    La edad no es un punto a seguir para la elaboración de un producto, los productos se formulan para cubrir necesidades y no edades. El producto no actúa sobre la edad si no sobre la necesidad presentada en la piel.
    3. Sexo.
    Los productos cosméticos no entienden de sexo, solo entiende de tipos de piel y de alteraciones o necesidades a tratar.
    4. Palabras / expresiones: “hipoalergénico”, “dermatologicamente testado”, “sin sustancias químicas”, “cosmeceutico”.
    – Hipoalergénico: se puede utilizar como un término comercial por lo que es mejor que las personas que tienen la piel sensible, aprendan qué productos pueden o no pueden aplicar sobre la piel de su rostro.
    – Dermatológicamente testado: esto no quiere decir que porque el producto lo lleve inscrito, haya pasado por manos de un dermatólogo para su aprobación. Hay empresas que pagan al dermatólogo por la firma y sus productos no pasan por sus manos por lo que insistimos, mejor aprender qué productos son buenos o no para el tipo de piel que presentas.
    – Sin sustancias químicas: los productos 100% naturales se conocen porque no duran mucho tiempo, pronto las bacterias se apoderan de ellos y algunos hay que tirarlos incluso antes de poder usarlos. Que un ingrediente sea natural, no quiere decir que sea bueno para la piel, hay conservantes sintéticos (como versión sintética de un producto natural) que ayudan a estabilizar el producto y no son perjudiciales  y, de igual modo, ayudan a que el producto dure más y puedas usarlo en su totalidad. 
     
    La química en su justa medida no perjudica, ¡Nosotros estamos hechos de química! Solo tienes que sabes que productos químicos son recomendables y cuales no.
    – Cosmeceutico: con este término pasa lo mismo que con “hipoalergénico”. Se refiere a que el producto lleva fármacos o que aporta algún tipo de beneficio médico pero se puede usar como algo puramente comercial.
     
     
    Esperamos que este post haya sido de vuestra ayuda, en cualquier momento nos podéis contactar si necesitáis ayuda con la elección de vuestros productos.
     
    EN EL PRÓXIMO POST, OS HABLAREMOS SOBRE LOS MEJORES INGREDIENTES QUE PODÉIS BUSCAR EN UN PRODUCTO, QUÉ SON Y QUE EFECTOS TIENE SOBRE NUESTRA PIEL.

    Publica un comentario

    Siente la magia de la cosmética asiática en tu piel
    You don't have permission to register

    Reset Password